Etiquetas

A pesar de las denuncias de la exdirectora general de la Mujer, Ana Isabel Méndez, el Ejecutivo del PP en Cantabria, que preside Ignacio Diego, ha decidido finalmente que a partir de enero se congelen las subvenciones de cinco centros de asistencia a las mujeres víctimas de la violencia machista.

Dichos centros eran gestionados por Cáritas, la Asociación Consuelo Bergués y el Centro de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales (CAVAS). Cinco funcionarios de la consejería de Presidencia se harán cargo de los casos de los centros.

Si Álvarez-Cascos ha justificado el cierre del Centro Cultural Niemeyer en Avilés por motivos de austeridad y recortes, ahora el Ejecutivo de Cantabria, también del Partido Popular, hace lo propio. Los supuestos problemas administrativos para pagar a las trabajadoras de estos centros se ha terminado convirtiendo en más recortes justificados con la crisis. Sin embargo, se han atendido a más de 2.900 víctimas desde la creación de estas ONG.

La ex directora de la Mujer ha afirmado a los medios que “mientras el Gobierno del PRC-PSOE invirtió contra la violencia de género millones de euros durante las dos legislaturas, el PP nos presentó una foto de un gobierno paritario y nada más”. “Mientras se nombran consejeras y se vende una foto como garantía de apoyo a las políticas de igualdad, se liquidan los servicios de apoyo fundamentales para personas tan vulnerables como las víctimas de violencia de género y sus hijos e hijas que han sido atendidos en estos centros”, recalca.

Asimismo Méndez acusa al gobierno de Diego de “escudarse en falsedades para desmantelar un pilar básico del estado de Bienestar como es la atención a las mujeres y niños más vulnerables, en el que venían colaborando las organizaciones más reconocidas en este ámbito en Cantabria”.

Fuente: El Referente

Anuncios