Madrid, 20 ene. 12. Amecopress. En España, una escalada sin precedentes de recortes a los recursos dedicados a las mujeres se ha venido dando en nombre de la “crisis”. Uno de sus más graves efectos lo vive la Comunidad de Castilla La Mancha.

El actual gobierno presidido por Dolores de Cospedal, ha eliminado los convenios de gestión de los centros de la mujer, sustituyéndolos por una convocatoria de subvenciones que, según las personas responsables de estos centros y las organizaciones, no permite dar continuidad al trabajo realizado y, de hecho, impide seguir prestando el servicio como hasta ahora venían haciéndolo.

Ante esta situación, 16 centros de la mujer de la región han optado por no concurrir a la convocatoria de subvenciones para la gestión de estos centros. La red feminista de hombres y mujeres de Castilla-La Mancha les ha pedido que reconsideren su decisión.

“Sabemos que la actual situación no ha sido generada por las entidades locales sino por el actual Gobierno de nuestra región”, han señalado en una carta dirigida a estas entidades, “pero si los centros desaparecen será mucho más difícil recuperarlos”. La red asegura que seguirá “demandando y trabajando porque la igualdad en Castilla-La Mancha no retroceda y que los recursos de igualdad vuelvan a tener las dimensiones acordes con la situación de cada territorio, pero para ello es necesario que la red de centros, aunque sea mermada siga adelante”.

Respuestas

El proceso de comunicación abierto por las feministas comienza a recibir respuestas. La primera, la del alcalde de Lorenzo de la Parrilla, explicando que al día de hoy la JCCM tiene una deuda con este Ayuntamiento que supera los 800.000 euros, lo que le tiene “al borde del colapso”.

“Considero intolerable la actitud que ha tenido y tiene la JCCM con éste y con otros temas (Ayuda a Domicilio, Zona Pras, Viviendas de Mayores, Centros de Mayores, Ludotecas, Educación de Adultos, etc.) y en lo que respecta a éste asunto no podemos permitir participar en un concurso para adjudicar al mejor proyecto (postor)”, asegura Marino Martínez Guijarro.

Según el alcalde de San Lorenzo de la Parrilla, “si tuviesen interés en mantener los Centros de la Mujer hubiesen prorrogado los convenios que año tras año hemos firmado con las modificaciones que hubiesen considerado necesarias”.

Y explica que su equipo ha valorado todas las opciones y “tristemente” han tenido que decidir no solicitar el Centro porque “nuestros principios lo primero que no permiten es tener a trabajadores cumpliendo con su obligación y sin cobrar -eso además de ilegal es intolerable-.”

Por último, Martínez Guijarro comparte una sospecha: “Me gustaría equivocarme pero me da la impresión que el gobierno Regional con esta actuación pretende que numerosos Centros caigan por derribo y mediáticamente seamos los Ayuntamientos los que aparezcamos como los causantes de tal decisión”.

Denuncia en las Juntas Provinciales

Hoy día 20 de enero a las 12 horas, la red feminista de hombres y mujeres de Castilla-La Mancha ha hecho entrega de las firmas que han recogido en las distintas delegaciones provinciales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y han informado a los medios de comunicación sobre la situación actual de centros y casas de acogida y acciones de la Plataforma en defensa de las Políticas de igualdad en Castilla-La Mancha.

Mayte Márquez, integrante de la red feminista de hombres y mujeres de Castilla-La Mancha ha explicado en declaraciones para AmecoPress, que “aunque nuestras acciones se vinculan al mantenimiento de servicios públicos que consideramos básicos y necesarios, es importante destacar que hacemos esto porque somos feministas y tenemos la aspiración de la igualdad entre hombres y mujeres y la superación de la violencia”.

En ese sentido, la experta ha señalado que “tenemos leyes, pero la igualdad está lejos de alcanzarse” y ha aludido al ámbito del empleo para ilustrar esta situación –el paro castiga mucho más a las mujeres-, si bien, “no es el único dato que evidencia la desigualdad existente”.

Márquez ha enfatizado en la necesidad de “poner en valor el trabajo de las y los profesionales y de los centros de la mujer”, que han venido realizando una importante tarea de protección y ayuda a mujeres en situación de maltrato, y una labor educativa y de prevención de la discriminación y la violencia machista, lo que a juicio de la feminista “es, sin duda, la clave para acabar con ella”.

Los recortes son ilegales

La red ha denunciado en diversas ocasiones que las políticas llevadas a cabo por el actual gobierno regional son un “brutal atropello” pues suponen la pérdida de derechos e instrumentos que trabajan por la igualdad de oportunidades. “Hemos decidido promover un recurso judicial, porque estas decisiones no solo son injustas sino que además vulneran la legalidad vigente en nuestro país y en nuestra región”, aseguran.

Las feministas explican que “la vulneración más flagrante” se produce en relación a la Ley 5/2001 de prevención de malos tratos y de protección a las mujeres maltratadas. Dicha ley especifica nítidamente que la red de atención a mujeres estará compuesta por un centro de la mujer en cada municipio o mancomunidad de más de 5000 habitantes y un centro de acogida para víctimas de violencia de género en todos los municipios de más de 25000 habitantes. Según la Red feminista de Castilla la Mancha, este hecho se vulnera claramente en las demarcaciones territoriales que establece el anexo II de la reciente resolución emitida por el gobierno de Cospedal.

Además, con dicha normativa, se viola la carta de servicios de los centros de la mujer, ya que no podrán cumplirse los horarios de atención a las mujeres, ni las personas profesionales especialistas en las cuatro áreas ofertadas y desde luego será imposible dar respuesta a las solicitudes de las mujeres en menos de 48 horas.

El cierre de los centros de la mujer coloca a las mujeres sometidas a la violencia de género en “la mayor de las indefensiones, que es no hacer nada para proteger a una mujer que teme por su vida”.

Pero Mayte Márquez insiste en ir más allá. Lo que se pretende hacer en Castilla-La Mancha, en nombre de la “crisis” económica, es “la cara más cruel de una ideología que no quiere que las mujeres sean autónomas y libres”.

Fuente: AmecoPress

Anuncios