Etiquetas

,

En Tiempos de crisis y recesión ya sabemos que quien es más vulnerable se lleva la peor parte, que las crisis castigan más a las personas más débiles. Esta crisis nos ha traído además un gobierno de derechas, muy de derechas. Que está afrontando la situación que padecemos desde los intereses de los más poderosos en términos económicos, todas las medidas van encaminadas a liquidar los servicios públicos, rebajar sustancialmente los derechos laborales y esquilmar las rentas del trabajo, a la vez que se deja a la empresa y al capital las manos libres para campar a sus anchas.

Pero lo más preocupante es que amparado en la crisis, el PP lo que está haciendo es cambiar el sistema, cargar contra el estado del bienestar, contra los servicios públicos universales: la educación, la sanidad, la atención a personas mayores, los servicios de conciliación…etc. Esto nos está llevando a que tengamos más paro, nulas expectativas de crecimiento y por lo tanto menos oportunidades en todos los terrenos. Y esto a quien más perjudicará será fundamentalmente a la mayoría de las mujeres, porque cuando hay menos trabajo las que menos opciones tendremos de conseguirlo seremos nosotras, además si hay que hacerse cargo de menores, mayores y dependientes de la familia también nos tocará a nosotras porque nuestros trabajos, si es que los tenemos, son más precarios y están peor retribuidos. Volveremos a soportar con nuestro tiempo, nuestro esfuerzo y salud aquellos servicios públicos que nos permitían conciliar vida laboral y familiar.

El gobierno del PP se ha propuesto ahorrar a nuestra costa, retroceder cuarenta años a base de ahogar a las familias, para que sean ellas las que vayan tomando las decisiones de quien trabaja y quien cuida, porque no va a ser compatible, y las mujeres que trabajen lo harán cada vez en peores condiciones ¿Qué trabajos se adaptan al tiempo que te deja libre la crianza, el cuidado de tus mayores o la dedicación a dependientes familiares? ¿Volveremos a la economía sumergida desde dentro o fuera de la casa? No podemos permitir este gigantesco retroceso, tenemos que pelear sin descanso y conseguir derrotar estas agresiones antes de que sea demasiado tarde. ¿Por qué tenemos que soportar el coste de la crisis? ¿Por qué la solución es quitar servicios y no por ejemplo controlar seriamente el fraude fiscal? ¿Por qué no se pone límite a las escandalosas ganancias empresariales? O reaccionamos o nos arrasan.

Selia Puñal, Marzo 2012.

Anuncios